Si bien es cierto que hay algunos que han alcanzado el éxito sin recibir educación superior, esa posibilidad ahora es más lejana y relativa. Además, ahora se sabe que el impacto de los estudios superiores abarca varias áreas personales, incluyendo, más posibilidades de trabajo, menos desempleo y hasta una actitud mucho más positiva ante la vida.

1. Los estudios universitarios son costosos, pero menos de lo que muchos piensan. En el caso de los Estados Unidos los precios dependen en mucho del instituto educativo superior al que asisten y también de si la institución queda en el mismo estado o incluso distrito, donde reside el estudiante.

Gráfico 1. Costos aproximados de estudios superiores dependiendo del tipo de instituto (público o privado) y su ubicación, con respecto al lugar de residencia del estudiante. Fuente: BigFuture.

En el caso de los estudiantes internacionales, también existen opciones: “Ciertas universidades de los Estados Unidos tienen programas internacionales que ofrecen diferentes niveles de ayuda financiera para estudiantes extranjeros”, dice Jaime Landivar, Vicepresidente de Vida e Inversiones del Grupo PA.

En la Web se puede encontrar información variada sobre universidades y escuelas técnicas [1] que ofrecen créditos educativos a estudiantes de otros países en los Estados Unidos, y hay organizaciones dedicadas a ayudar con la información [5] y la selección de estas casas de estudio.

2. Los estudiantes universitarios ganan más dinero. Es fácil deducir la relación entre más educación y un salario más alto, pero los números también diferencian entre estudiantes universitarios, técnicos y aquellos sin educación superior. Según el estudio más reciente de la Junta de Colegios (2015) [2], las ganancias medias de aquellos que tenían un título universitario eran $ 24.600 (67%) más altos que los de los graduados de secundaria.

Gráfico 2. Ganancias de las recientes generaciones: Silenciosos (Silents), Boomers Tempranos (Early Boomers), Boomers tardíos (Late Boomers), Generación X (Gen Xers), y Milenios (Millennias). La línea verde muestra a los que tienen un grado universitario (Bachelor’s degree); la línea bronce representa a los que tienen un grado técnico (Two-years degree), mientras que la línea dorada refleja los sueldos de aquellos con título de escuela secundaria (High school graduate). [3]

3. Relaciones más fuertes y duraderas. Los matrimonios también parecen verse afectados por la educación. De acuerdo con la economista Betsey Stevenson de Wharton, que analizó los datos demográficos de 1950 a 2008 [2], los graduados universitarios tenían más probabilidades de recurrir a su cónyuge como un socio igualitario, en lugar de un proveedor. Además, las mujeres universitarias tienen más probabilidades de casarse, menos probabilidades de divorciarse y más probabilidades de describir sus matrimonios como “felices”. Por otro lado, si el matrimonio por dinero se considera un parámetro de amor en la pareja, el 6% de los graduados universitarios comentó que el dinero influyó en la decisión de su matrimonio, en comparación con el 20% de los no graduados.

4. Menos desempleo. La tasa de desempleo de las personas mayores de 25 años, con por lo menos una licenciatura, ha sido consistentemente alrededor de la mitad de la tasa de desempleo de los graduados de secundaria. Un estudio realizado por el Centro de Investigación Pew encontró que sólo el 3,8% de los que tenían un título de licenciatura estaban desempleados en 2012, en comparación con el 8,1% de los que poseían un grado técnico y el 21,8% de aquellos que tenían un diploma de escuela secundaria.

5. Felicidad. Si relacionamos una actitud feliz con una visión optimista de la vida, un estudio clásico de los investigadores Elchanan Cohn y Terry Geske [4] encontró que el graduado universitario tiene más probabilidades de “ver su vaso medio lleno” y que “los graduados universitarios parecen tener una visión más optimista de su pasado y de su futuro progreso personal”. Además, los graduados universitarios también tienen más diversión, son más propensos a buscar tiempo para pasatiempos y actividades de esparcimiento, de acuerdo con la investigación realizada por el Clearinghouse ERIC en Educación Superior Washington DC [ 4]

La planificación de una educación superior para los niños es una inversión financiera que impacta sus vidas de diversas maneras, pero también tiene implicaciones para las finanzas de los padres, quienes se aseguran una tranquilidad personal y económica a mediano y largo plazo.  Sus beneficios multiplicadores trascienden las generaciones y lo convierten en una acción vital que si se ejecuta con suficiente anticipación y con una adecuada estrategia de inversión, no tiene porque afectar dramáticamente las finanzas familiares.

“El mejor legado que podemos dejar a nuestros hijos son nuestros valores familiares profundos y una gran educación”, finalizó Landivar.

Pie de nota:

  1. 10 Universities That Offer International Students the Most Aid: U.S. News Higher Education. Farran Powell. http://bit.ly/2lHW6OM
  2. Beyond the Classroom: Using Title IX to Measure the Return to High School Sports: University of Pennsylvania. Betsey Stevenson. 31-1-2010. Disponible en PDF: http://repository.upenn.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1017&context=psc_working_papers  
  3. The Value of a College Degree: ERIC Clearinghouse on Higher Education. Elchanan Cohn and Terry Geske. Washington DC. Http://www.ericdigests.org/2003-3/value.htm 
  4. Trends in college pricing 2012: The College Board. Baum, S., & Ma, J. (2012). New York. Disponible en PDF: http://trends.collegeboard.org/sites/default/files/college-pricing-2012-full-report_0.pdf
  5. USA School Search: International Students: http://bit.ly/2mBVOKO